En pocas palabras

El bosque de los suicidas

El bosque estaba ahí, esperando. Con sus sogas anudadas colgando de los árboles. Las había de todos los colores, enganchadas a mayor o menor altura, con diámetro talla adulto o niño. Para todo tipo de motivos: en forma de corazón para los despechados, redondas como...

Limbo

Aquel día de verano de 1945, Cho y Naoko iban a compartir un paseo por la ribera del río Ota al salir de la fábrica. Ella se había esmerado en peinar su lacio cabello. Él había practicado el discurso con que le declararía su amor. Ambos faltaron a la cita y no porque...

La soledad de los lápices

Esperan impacientes que aquellos dedos vuelvan a empuñarlos. Pero no regresan. Recostados contra los bordes del lapicero, se cuentan a sí mismos, historias que justifican la tardanza que va tornándose en ausencia. Saben que algo malo ha ocurrido. Hasta un lápiz puede...

Verano en la oficina

Usted decide un día escaparse media hora antes del trabajo y comerse un helado de Vainilla de Madagascar y Chocolate Suizo, de esos que hacen en la heladería artesanal que han abierto en la esquina. Se lo promete a las ocho y cuarto, cuando quince minutos después de...

Out Run

Era el verano de tus quince años y tú eras un chaval tímido que no encajaba del todo en los grupos y que tenía contados amigos. De todos, el mejor era Alberto. Os habíais conocido en segundo, después de la gran mudanza. Desde entonces erais inseparables. Alberto era...

Deseos de escritor

La erupción empezó por los brazos, pero pronto se extendió. Las palabras emergían desde debajo de toda su piel. Las patas de las pes se clavaban en su epidermis, las alturas de las eles le hacían cosquillas, las sílabas tónicas le pinchaban con los aguijones de sus...

Estirpe de escritores

Cuando mi padre supo lo que le había hecho se puso como un basilisco. No tengo calificativos, dijo furibundo, airado, colérico. Y tenía más razón que un auténtico, real, legítimo y verdadero santo.  Cómo iba a tener calificativos si yo mismo, en pos de mis sueños...

Baipás

Esta es una familia española, aquí las mujeres no cortan ni pinchan. Fue lo primero que me dijo mi suegro cuando nos presentaron. En ese momento se ganó mi perpetua antipatía. Y yo, su eterno calificativo de marimandona. Dejé de pertenecer a su arcaica familia una...

Supervivientes

Venía en el coche, como después se supo, una señora vizcaína que iba a Sevilla a visitar a su hermana. Venían también tres hermanas que regresaban a casa después de acudir al funeral de su tía abuela Berta. Dos comerciales de esos que hablan hasta por los codos. Un...

Todo está en los libros

Mamá decidió que este verano nos iremos de vacaciones al libro de geografía de mi hermano David. Él es mayor, y como ya terminó quinto, en su libro aparecen lugares con nombres raros y que quedan lejos, muy lejos. David dice que él quiere irse a la sabana africana,...

En sus zapatos

Como muchas otras veces, llegaron de madrugada portando una caja de zapatos. Me tocaba trabajar. Recurrían a mis servicios cuando un caso se les atascaba y era demasiado peligroso dejar pasar más tiempo. Dijeron que se trataba de un cruento asesino en serie con...

El día en que mi mamá pisó la luna

El 20 de julio de 1969 mi mamá pisó la luna. Tenía entonces ocho años recién cumplidos. Ocho años es la edad que yo tengo ahora, y mi abuela Aurora a veces me confunde con ella. Lo de la abuela es una cosa rara. Mamá dice que debemos tener paciencia y comprender que...

Mi nombre es Patricia Collazo y soy la responsable de laletradepie.com, cuya finalidad es el envío de información sobre mis creaciones literarias, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad) Uso Mailchimp como plataforma de automatización de e-mail marketing, Al hacer click sobre el botón para suscribirte a esta lista, tus datos serán enviados a Mailchimp para el tratamiento de los mismos.

A %d blogueros les gusta esto: