En pocas palabras

Respuestas correctas a preguntas incorrectas

Como un enjambre después de recibir la pedrada de un niño, mi cabeza está vacía. Y yo, que pretendía conquistarte con un examen brillante. Paseas entre las mesas con tu andar desmadejado. El tacón de tu zapato izquierdo sigue estando flojo, y otra vez te has olvidado...

Diosa

Mi madre es como esas diosas hindúes de seis brazos.  Puede acarrear una montaña de toallas, el bolso con los pañales de Anita, el agua, la merienda, dos esterillas, una silla plegable, cubos, palitas, dos balones, las chanclas de todos, la sombrilla...  Con sus seis...

Población no activa

Teníamos que ser prácticos. Dejarlo en su mecedora, considerando que ocupa gran parte de la sala, y que tampoco lo haría sentir mejor, no tenía sentido. Una vez que el funcionario firmó el papel que certificaba que el abuelo estaba vivo y se fue, apartamos el plato de...

Veinte poemas

Tú no sabes leer poesía, yo no sé escribirla: el amor estaba servido. Nos aferramos a la coincidencia como a un beso ardiendo. Yo fingí ignorar tu biblioteca plagada de versos. Tú simulaste no advertir las sinalefas e hipérboles asomando al bolsillo de mi paladar. Tú...

Perseidas

Ordenó sin pestañear que no pestañeara. —Eso es imposible, papá. Tarde o temprano, se nos cerrarán los ojos —dije mientras los abría mucho para seguirle el juego. Estábamos mirando las estrellas recostados en el prado de la casa del pueblo. Era verano. —Si los...

Baltasar

Era lo único que podíamos hacer por él, dadas las circunstancias. Como todos los años, insistía en que quería conocer mundo. Pero no tenía papeles y no era factible que consiguiera sobrevivir vendiendo incienso. Llegado el 7 de enero, lo envolvimos con sumo cuidado en...

Tómate una más

En aquella época, a los niños nos mandaba a comprar tabaco y el tendero nos lo vendía sin siquiera inmutarse.  Lo mismo ocurría con los bares. Mi madre decía que el bar de Manolo no era sitio para mujeres, que si no… ¡Ella misma se ocuparía de sacar a mi padre de...

En su nombre

Como un enjambre después de recibir la pedrada de un niño, mi cabeza es una colección de celdas vacías. La luz de una linterna se abre paso entre sus cavidades sin iluminar ni un gramo de sensatez. - ¡Alto! – grita una voz. Obedezco. Aunque quisiera, no me podría...

Primavera fuera de lugar

Incongruente enamorarse en otoño ¿no es la primavera para eso? Incongruente el calor arrebolado en una mañana lluviosa de domingo por el Rastro de música en las calles y sonrisas café con leche. Incongruente enamorarse en otoño. Las mariposas van por dentro y no hay...

Abuelo

Cada otoño vuelves caminando por la acera del sol, apuntalando el traje de chaqueta con tu bastón de caña.   Vuelves con tu boina negra y la bufanda de lana, y me miras desde la acera de enfrente mientras consultas tu reloj de bolsillo.   Quisiera que no...

Mi nombre es Patricia Collazo y soy la responsable de laletradepie.com, cuya finalidad es el envío de información sobre mis creaciones literarias, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad) Uso Mailchimp como plataforma de automatización de e-mail marketing, Al hacer click sobre el botón para suscribirte a esta lista, tus datos serán enviados a Mailchimp para el tratamiento de los mismos.

A %d blogueros les gusta esto: