Hoy ha sido uno de esos lunes que más que lunes parecen domingos o sábados.

La mañana empezó con una llamada de la Escuela de Escritores, para decirme que tenía dos relatos en la final semanal, y debía quedarme con uno. Así, sin consultar con la almohada, tuve que elegir entre dos hijos: Cuatro mentiras o Herencia. Y elegir entre dos hijos es muy complicado. Que uno es más guapo, pero el otro más inteligente, pero mira los ojitos que pone este, ¿y qué me dices de la sonrisa pícara del otro?

Me decidí por Herencia, y tuve la suerte de que me llevara hasta la final mensual de Enero.

Pinchando Aquí (desde el minuto 38) podéis escuchar cómo fue todo.

¡Gracias a tanta gente que como siempre ha estado apoyándome y me ha enviado tantos mensajes cariñosos!

PD: en unos días nueva campaña para pediros el voto 🙂

A %d blogueros les gusta esto: