Ayer he tenido un lunes de los bonitos, de esos en los que recibes la llamada de La Ventana para invitarte a asomarte durante la final semanal de Relatos en Cadena.

Mi microrrelato Fragmentos resultó ser uno de los tres finalistas semanales entre 1272 propuestas, lo que ya significa un gran orgullo.

Esta vez no ha podido ser, pero estos lunes junto al sol de La Ventana, son siempre una alegría.

Gracias a mi amiga y compañera de aventuras Elena Bethencourt por esa frase de inicio que tanto juego me dio.

Pues… aquí seguiremos intentándolo…

En este enlace, el audio a partir del minuto 37

A %d blogueros les gusta esto: