El de la Microbiblioteca es un concurso de referencia en el mundo del microrrelato.

Por eso es un honor y te llevas una alegría enorme cuando uno de tus relatos llega a las deliberaciones finales del jurado. Y si eso pasa por tercera vez en una temporada, pues, la alegría y el orgullo son más grandes.

Esta vez, mi relato Vuelo (puedes leerlo aquí) ha resultado finalista en el mes de marzo. Mi enhorabuena a Sara Coca que ha resultado ganadora del mes. Y también al resto de finalistas entre los cuales hay nombres queridos y admirados.

Gracias a La Microbiblioteca por el apoyo tan valioso al género del microrrelato.

A %d blogueros les gusta esto: