Trampantojo

Fue verte y se me hizo agua la boca. Labios de fresa, pómulos de manzana, ojos de aguacate.

Eras dulce, eras salada. Solo pensaba en pasar mi lengua por cada una de tus dimensiones. Probar tus texturas, el crujiente de tu cabello rizado, él toque ácido que albergabas debajo de la nuca.

Tu forma de contonearte en la pista, hacía que deseara zambullirme en la mousse de chocolate de tu piel, aspirar el aire que separaba sus partículas, sorberte entera y embriagarme sin remedio.

Eras tentadora como los vasos de horchata de mi infancia, como las cervezas con los amigos, como los mojitos después de medianoche. Por eso, cuando te acercaste invitadora, no dudé en seguirte hasta la puerta, hasta el taxi, hasta el hotel.

Que la mañana me encontrara desnudo, sin cartera, y con una cuenta desproporcionada por pagar, no quita el buen sabor de boca que me ha dejado haberte catado, haber sorbido tu néctar, haber saboreado tus misterios….  Una pena no ser capaz de recordarlo.

 

Escrito para los Viernes Creativos a partir de este vídeo de Cat Power y Pharrell Williams:

Tus comentarios ayudarán a muchas palabras a ponerse de pie

A %d blogueros les gusta esto: