Recaída

Debo decidir. Rodeo el parque procurando no mirar las vallas de colores. Debo decidir. Una mujer empuja un carrito de bebé. Debo decidir. Las copas de los árboles se estrechan sobre mi cabeza. Debo decidir. El camino de grava atrae mis pisadas hacia el imán de las risas infantiles. Debo decidir. Inspiro y exhalo, las manos temblando en los bolsillos. Debo decidir. Aún puedo conseguir escapar. Debo decidir. Unos rizos castaños flotan detrás de un balón que aparca a mis pies. Debo decidir. Le tiendo la mano sonriente ¿Quieres que compremos chuches? Debo decidir. Los rizos dudan pero asienten. Ya está decidido.

Tus comentarios ayudarán a muchas palabras a ponerse de pie

A %d blogueros les gusta esto: