Hiperrealismo

Es como sale mejor, pintándolo despacio. Primero los bordes, así no te sales, y luego de afuera hacia adentro. ¿Es para el concurso del barrio? Lucas, asiente. Concentrado, pinta un mar azul mientras se muerde la lengua. Al llegar a la orilla contornea con sumo cuidado las olas que rompen en la playa. El sol ya brilla rotundo y despeinado. ¿Así está bien, abuelo? Miro sobre su hombro. ¿Y qué es eso, cariño?, pregunto señalando una figura informe sobre la arena. Es un niño, abuelo. Está muerto. Lo pintaré sin marcar primero los bordes y saliéndome para que no se note. La profe dijo que mejor lo borrara. Nadie querrá verlo.

Tus comentarios ayudarán a muchas palabras a ponerse de pie

A %d blogueros les gusta esto: