Visiones

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir, pero nos seguimos sentando en nuestros mullidos sillones para aplaudir a propios y abuchear a ajenos, sin importar lo que dijeran. No habíamos visto venir el primer estallido, y sin embargo nos acusaban de haber activado la bomba en aquel entonces lejano…

Culpables

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela, las botas sonaron agoreras sobre los adoquines. Las manos manchadas de tiza contuvieron el aliento cuando la orden marcial retumbó en el callejón. Sabían que vendrían a buscarlos, pero no pensaron que ocurriría tan pronto. 

Olvido

Y regresé al cielo de mis rayuelas de infancia. Saltando a la pata coja pisé la nube dibujada con tiza. Y volví a montar en bici, a llenarme la boca de algodón de azúcar, a abrazarte con dedos pegajosos, y a gritar ¡mírame abuela, mírame! desde lo alto del tobogán…

Desencuentro

Y regresé al cielo. Y te busqué entre millones de rostros cetrinos que buscaban a su vez. Pero aquí no estás, o yo no supe encontrarte. Debí darte mis señas antes de que murieras. En cambio, me quedé mirándote. Debatiéndome entre la tristeza de verte agonizar y la alegría de…

Otro

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar. Él la obliga a incorporarse sosteniéndola con sus brazos fuertes. – Es él, Miguel, es él – barbota entre lágrimas secas. – Lo sé, cariño Cuando echa la última mirada, la sábana cubre otra vez el rostro familiar y extraño….

El mago – Homenaje a Julio Cortázar

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela, los cronopios campaban a sus anchas y el mundo giraba ochenta veces alrededor de un día. Los autonautas abandonaban la Autopista del sur. Desorientados, porque ya nadie les enseñaba cómo subir una escalera o cómo dar cuerda a los relojes. El tiempo se…

Batacazo

Le deseé que tuviera un buen turno. Ella agitó el cubilete y el sonido óseo de los dados atravesó la penumbra junto con su sonrisa desafiante. Fingí taparme los ojos justo cuando ella descubría el póker de ases que le daba la victoria. Me regodeé en su mirada de triunfo….

Un día once

Le deseé que tuviera un buen turno y arrastré mis pies hacia la salida. Llevaba veintiséis horas sin dormir. Mientras colgaba la bata, cerré los ojos para borrar las gasas manchadas, el rojo, los rictus de dolor, el olor a quemado, los gritos yacentes y el silencio con el que…

Capicúa

Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero.  Cuando regresó, su expresión no había cambiado. Sólo yo pude ver un ligero temblor en la comisura de su boca. Peinó hacia atrás sus cuatro pelos mal plantados, se miró al espejo y salió sin hablar. Todos sabíamos que…

Un día en la vida – Relato ganador de la final semanal Relatos con banda sonora

Coges el autobús y como autómata te apeas en la parada de siempre. Transitas baldosas conocidas mirando hacia abajo. La cabeza pesa y los hombros más. Pasas inadvertido, otro fantasma apresurándose por las aceras. El torno habilitándote la entrada te produce alivio. Al menos estás vivo. Transcurres tus ocho horas…

A %d blogueros les gusta esto: